PUNTO DE ACUERDO IMPULSADO DESDE EL SENADO DE LA REPUBLICA POR LA SEN. ALEJANDRA BARRALES MAGDALENO DONDE EXHORTA AL ESTADO A PROMOVER UNA POLITICA AERONAUTICA URGENTE 041114

LXII LEGISLATURA – TERCER AÑO DE EJERCICIO – PRIMER PERIODO ORDINARIO
MARTES, 04 DE NOVIEMBRE DE 2014. – GACETA: 45
PROPOSICIONES
D Democrática, con punto de acuerdo que exhorta al Secretario de Comunicaciones y Transportes a enviar un informe sobre las acciones tendentes al fortalecimiento de la aeronáutica nacional, así como de la posibilidad de adoptar una política de “cielos abiertos” para nuestro país.
Sen. María Alejandra Barrales Magdaleno
Sen. María Alejandra Barrales Magdaleno

La que suscribe Senadora María Alejandra Barrales Magdaleno, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática de esta Cámara de Senadores, en ejercicio de la facultad que me confieren los artículos 8, numeral 1, fracción II y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta soberanía el siguiente Punto de Acuerdo por el que se exhorta respetuosamente, al Secretario de Comunicaciones y Transportes, a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil, para que envíen a esta soberanía un informe pormenorizado sobre las acciones tendentes al fortalecimiento de la aeronáutica nacional, así como de la posibilidad de adoptar una política de “cielos abiertos” para nuestro país, al tenor de las siguientes:

Consideraciones

Actualmente la aeronáutica mantiene una relevancia no solo en el ámbito nacional, sino también internacional, ya que representa un área importante para el desarrollo de la sociedad basado en la movilidad humana, principalmente en actividades como el turismo, trabajo o estudios, así como el intercambio económico-comercial, por medio del flujo de mercancías.

Bajo esta idea, la liberalización de los aires con fines pacíficos se ha vinculado a la flexibilización de los medios tradicionales de control estatal, para favorecer el tránsito de aeronaves. Asignación que tuvo reconocimiento internacional en la suscripción del Convenio Internacional de Aviación Civil o Convención de Chicago, de 1944, de la que nuestro país es miembro, inclusive con participación en el Consejo.

El propósito de la libertad aeronáutica se centra en la facilitación para prestar servicios y desarrollar actividades aéreas, realizadas por un tercer Estado en el territorio de un Estado autorizante. A ello se ha adicionado un concepto denominado “cielos abiertos” para designar el grado más amplio de apertura de la aviación, del cual forman parte las llamadas “quintas libertades” , las cuales han sido ampliamente fomentadas por los países desarrollados.

De esta forma, la Convención aérea ha sentado las bases a partir de las “quintas libertades”, para la suscripción de acuerdos principalmente binacionales, a fin de construir y permitir el avance hacia esa permisión, partiendo del entendimiento entre los Estados que se asocian en un beneficio compartido, por el aprovechamiento reciproco del espacio.

Es innegable la relevancia que tiene una pretensión como esta, ya que en sentido estricto resulta benéfico tanto para la industria aérea nacional, por el aprovechamiento del mercado interno, como su expansión comercial en el escenario internacional.

Sin embargo el tema no ha sido del todo fácil principalmente por la complejidad que significa, para los Estados parte, generar y adoptar condiciones de igualdad para la competencia de los mercados y el aprovechamiento dual a partir de esa liberalización.

Contrariamente, la desatención en las condiciones básicas de equilibrio para el aprovechamiento de esa movilidad deriva en inconvenientes, por ejemplo, con desigualdad del sector aéreo nacional cuando compite en condiciones desventajosas frente a una empresa aérea extranjera, resultando parciales los alcances de ese aprovechamiento.

Los efectos negativos se visualizan a partir de la alta probabilidad de que las líneas pequeñas aéreas, en los países menos desarrollados, sean eliminadas del mercado por aquellas extranjeras con mayor poder económico e infraestructura. Un riesgo adyacente resulta para los trabajadores, ya que se amenaza también la fuente de empleo, las condiciones de trabajo y la seguridad laboral.

En este contexto, nuestro país no ha estado ajeno a esa política de apertura; recientemente se ha puesto en la mesa de la negociación internacional la posibilidad de adoptar la política de “cielos abiertos”. Situando al aeropuerto de Toluca como espacio probable para dar inicio con este proceso bilateral con los Estados Unidos.

Dicho país ha sido un gran promotor de la liberalización de las rutas aéreas internacionales, sin embargo su mercado interno está protegido a través del fortalecimiento de su industria, lo que implica que haya barreras protectoras que generan una competencia desigual para aquellos mercados que no llevan a cabo acciones de protección y equilibrio, como es el caso de México. Con el que por cierto, se han revisado acuerdos bilaterales desde 1970, hasta el último en 2005.

Por un lado es incuestionable la pretensión en aras de que se agilice y dinamice el flujo de la navegación aérea, ya que ello traería mejoras económicas por el intercambio, principalmente comercial, tanto de mercancías como de pasajeros.

Sin embargo, para la puesta en marcha de este tipo de políticas resulta indispensable que nuestro país implemente acciones previas para permitir un sano transito e implementación. Ya que una apertura indiscriminada significaría debilitamiento gradual de las empresas de aviación nacional, así como trabajos con menor estabilidad y condiciones salariales.

Entre dichas medidas deben considerarse, por ejemplo, las diferencias en costos en materia de navegación aérea, transporte de combustible y de servicios aeroportuarios entre México y otros países, que constituyen una desventaja para las aerolíneas mexicanas; asimismo, debiera considerarse la posibilidad de que las aerolíneas mexicanas sean autorizadas a realizar alianzas profundas con aerolíneas de otros países, sin riesgo en materia de competencia, tal como han solicitado diversos Estados como Japón, Brasil, Chile y Colombia, antes de acceder a firmar un Convenio de cielos abiertos.

Cabe mencionar que el panorama nacional es desafortunado, ya que cifras arrojan que de 2003 a 2013, la industria solo ha crecido en 1% anual. De 1991 a 2013, las empresas nacionales alcanzaron un incremento en 111%, mientras que las extranjeras 276%.

En este sentido, la Dirección General de Aeronáutica Civil ha mencionado que de 2003 a 2013 el personal nacional en el sector disminuyó en 36%, aunado al decrecimiento de la flota en 2%.

De esta forma se debe tomar como punto de partida el fortalecimiento de la aeronáutica nacional con una política consonante a esa liberalización del mercado, a través del fortalecimiento y competitividad del sector interno, así como la protección del capital humano en cuanto al respeto de los derechos laborales de las y los trabajadores mexicanos del sector.

De lo contrario, la apertura solo allanará la expansión de las empresas extranjeras en aprovechamiento del mercado mexicano; además implicaría la afectación de los derechos adquiridos en materia del trabajo.

Máxime cuando está en puerta la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sobre la meta de mejorar la competencia internacional y el mercado regional, así como el impulso de México como centro de conectividad turística internacional.

El fortalecimiento de la industria nacional no debe ser a costa del mercado interno, ni de los derechos adquiridos por las y los trabajadores de la industria aérea.

Es por ello indispensable conocer los detalles a fin de clarificar la posibilidad de la adopción, y suscripción, de acuerdos bilaterales en materia de “cielos abiertos”, a fin de asegurar que se construya una ruta basada en la participación y diálogo de todos los sectores involucrados, como empresas nacionales, trabajadores y el gobierno, basada en el fortalecimiento del sector nacional aéreo.

Ante esto, solicitamos a este Pleno del Senado, la aprobación del siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. Se exhorta respetuosamente al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil, para que envíen a esta soberanía un informe pormenorizado sobre las acciones tendentes al fortalecimiento de la aeronáutica nacional, así como de la posibilidad de adoptar una política de “cielos abiertos” para nuestro país

Salón de sesiones a 9 de octubre de 2014

Suscribe

Senadora Alejandra Barrales Magdaleno

Cooper, The Right to Fly (1947) en Ídem., pp. 728

El Actual Derecho Convencional de la Aviación, Informe presentado ante la Primera Conferencia de Derecho Aéreo Interamericano, patrocinada por la Escuela de Derecho de la Universidad de Miami, abril de 1964.

Organización Internacional de Aviación Civil, en http://www.icao.int/about-icao/Pages/default.aspx

Ibíd., en http://www.icao.int/MemberStates/Member%20States.Spanish.pdf

Convención de Chicago reconoce cinco libertades aéreas que han sido pilares para el desarrollo del espacio aéreo. Básicamente estas son:
1.- La posibilidad de que cualquier aeronave, a excepción de las militares, pueda sobrevolar el espacio aéreo de cualquier estado, sin aterrizar.
2. La posibilidad de realizar escalas técnicas en un Estado tercero, cuando sea motivados por cuestiones mecánicas o de emergencia.
3.- La posibilidad de desembarcar pasajeros y mercaderías en el territorio nacional de otro Estado.
4.- Posibilidad de embarcar en el territorio de otro Estado, pasajeros y mercancías destinados al territorio de la nacionalidad de la aeronave.
5.- La posibilidad de que una aeronave de una primera nacionalidad, pueda embarcar pasajeros y mercancías en el territorio de un segundo Estado, con destino a otro tercer Estado.

Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte “Cielos abiertos. El impacto al liberalizar los derechos de vuelo”, www.itfglobal.org

Centro de Estudios y Estadísticas de ASPA en conjunto con el Colegio de Pilotos Aviadores de México.

 

INFOMEX
Cámara de Diputados
Enlace Institucional
Congresos Estatales
Canal del Congreso
Tratados Internacionales
INFOMEX
Cámara de Diputados
Enlace Institucional
Congresos Estatales
Canal del Congreso
Tratados Internacionales

1 Comment

  1. No a los cielos abiertos es perjudicial en nada beneficiará a los trabajadores de la aviación y si se llegará a realizar pongan estrictas condiciones.Luchemos por mantener un trabajo digno respetable decoroso para los trabajadores de la aviación mexicana.

Deja un comentario