Aplicación ayuda a los pilotos de Delta a ubicar y evitar la turbulencia

De acuerdo al Proyecto de Prevención de Accidentes Climáticos de la NASA, las turbulencias les cuestan a las aerolíneas aproximadamente 100 millones de dólares cada año. Predecir la intensidad, dónde y cuándo ocurrirá una turbulencia es muy difícil de realizar, sin embargo, Delta ha desarrollado una nueva aplicación en la industria que está ayudando a los pilotos a ubicarla y evitarla. Lanzada en abril, la aplicación Flight Weather Viewer de Delta provee a los pilotos con gráficos en tiempo real sobre las observaciones de turbulencia y las previsiones para el vuelo.

La aplicación, desarrollada en colaboración con Basic Commerce and Industries (BCI), permite a los pilotos cargar su plan de vuelo y ver dónde se ubica la turbulencia en un mapa 3D y permite conocer su intensidad con un código de color y una escala 0-100.

El sistema utiliza algoritmos especiales, desde sensores de aviónica instalados en más de 300 aeronaves de la flota de la aerolínea, para combinar los datos del acelerómetro vertical con los datos del estado atmosférico, que incluye factores tales como cabeceo, balanceo y la velocidad del viento para generar informes de turbulencia. Estos informes son realimentados en los modelos de predicción y puestos a disposición en la aplicación en tiempo real. Los pilotos pueden establecer indicadores de alerta a lo largo de su ruta produciendo notificaciones sonoras, al igual que visuales de señalización cuando una zona de turbulencia está por venir, en que momento la señal del cinturón de seguridad debe estar encendida y cuando la cabina necesita ser asegurada.

Si bien la aplicación de Delta está configurada con tecnología similar, los datos se personalizan por tipo de avión ya que la turbulencia afecta de manera diferente a una aeronave 737 de fuselaje angosto, en comparación con un A330, que es mucho más grande. De igual forma, está disponible en tiempo real gracias a conectividad rápida y segura a través de la red Wi-Fi en vuelo de Gogo, en lugar de hacerlo a través del sistema tradicional de enlace de datos digital ACARS que ha estado en vigor desde finales de 1970.

Tradicionalmente, los pilotos reciben una sesión de información previa al vuelo acerca de las condiciones de vuelo previstas. Estos informes incluyen reportes para los pilotos, también conocidos como PIREPs, con información limitada, subjetiva y a menudo anticuada. Con las tabletas o bolsos de vuelo electrónicos, se sustituyeron las cartas de papel, así como los manuales, y los pilotos comenzaron a usar aplicaciones en la cabina de vuelo. Delta comenzó el despliegue de sus propias tabletas Microsoft Surface en 2013.

Los pilotos de Delta han comenzado a probar la aplicación desde enero, la que muchos consideran cambiará el juego en la industria.

Los despachadores de vuelo y el equipo de 25 meteorólogos de Delta también están facultados con esta nueva y mejorada herramienta, ayudando a proporcionar actualizaciones más frecuentes sobre advertencias de los riesgos de seguridad relacionados con el clima en todo el mundo. Delta espera ver una disminución significativa en el número de lesiones relacionadas con la turbulencia y el mantenimiento causado por la turbulencia.

También se espera que la aplicación reduzca la huella de carbono de la aerolínea, ya que los pilotos no tendrán que quemar combustible adicional para cambiar la velocidad o la altitud en busca de condiciones más suaves. Este enfoque único para la entrega de informes de turbulencia en vivo y previsiones para el puesto de pilotaje, ha sido patentado y reconocido por la NTSB, la FAA y el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica. Entre 2013 y 2014, la FAA realizó demostraciones para validar esta nueva tecnología.

Delta cuenta actualmente con el algoritmo de informes de turbulencia instalado en su flota de 737s y 767s, y tiene planes para expandir a sus aeronaves más grandes que vuelan a nivel internacional mediante la adición de la flota 777 y A330 en un futuro próximo. En la fase 2 del proyecto de despliegue de la aplicación, los desarrolladores esperan añadir la detección de otros tipos de perturbaciones meteorológicas, tales como rayos eléctricos, granizo e incluso cenizas volcánicas.