Cabin of modern airplane with passengers and seat monitors being on. Comfortable and fast traveling by air

Cómo mejorar tu experiencia de viaje

Quienes han viajado en business, sobre todo en vuelos intercontinentales, saben el bajón que es tener que subirte a un avión por más de ocho horas en clase económica y ver con mucha envidia a quienes suben antes al avión y se acomodan en esos asientos inmensos.

Sé que es imposible replicar la experiencia business en clase economy con exactitud cuando el espacio entre tus piernas con el asiento de adelante es de menos de treinta centímetros y tienes que pelearte durante diez horas por el reposabrazos con tu vecino de viaje. Pero siempre hay formas de mejorar considerablemente la experiencia de vuelo por poco dinero o incluso, en ciertos casos, totalmente gratis.

Empecemos por el aeropuerto. Es importante evitar sea como sea cualquier experiencia de negativa antes del vuelo. Para muchísimas personas el subirse a un avión es una experiencia sumamente estresante y, en consecuencia, están nerviosos cuando hacen la cola para el check-in, para dejar su equipaje o durante el proceso de embarque.

Por lo tanto, esas deberían ser las situaciones a evitar, empezando por lo simple y obvio:

Sacar tarjeta de embarque en casa y no facturar maleta: llevar solamente equipaje de mano y una mochila. De esa forma no tienes que acercarte al counter de la aerolínea, evitas hacer esa cola y te ahorras la espera de recoger la maleta después de aterrizar.

Quienes viajan en business class no tienen que esperar a entrar al avión en esas sillas incomodas cercanas a las puertas de embarque o pagar por comida basura con precios inflados. Ellos acceden a salas VIP donde hay sofás, Internet, bebidas y comidas gratuitas.

En caso que el tiempo de espera al vuelo sea corto búscate el café más cómodo posible.

Pero si tienes que esperar dos horas o más para tu vuelo mi recomendación es que te acerques al lounge VIP de tu aerolínea y pagues por entrar. Dependiendo de la compañía con la que vueles, el pago es de 20 a 40 dólares.

Si tienes una American Express es posible que ya tengas posibilidad de acceso gratuito a la sala VIP de la tarjeta. Muchos programas de puntos y fidelidad suelen dar accesos de cortesía también. No te sorprendas si siempre has tenido la posibilidad de tener acceso pero no lo sabías y no lo habías aprovechado.

Hay decenas de webs que te muestran el mejor asiento posible. En vuelos largos la prioridad debería ser tener la mayor cantidad de espacio posible para estirar las piernas. SeatGuru es la más conocida pero Seat Maestro también funciona bien. Una vez introducido el número de vuelo o la ruta, podrás ver el avión en el que viajas, descripción de los asientos, los mejores, los peores, el tipo de entretenimiento disponible, separación, ventana y distancia al baño.

En muchos casos las aerolíneas ofrecen upgrades llamados Economy Plus, Economy Premium, Economy Comfort o similar. Suelen ser asientos con más espacio y acceso a mejor comida reservados para aquellos que estén dispuestos a pagar un poco más. Hay ocasiones en que vale la pena: ofertas al comprar tus vuelos, compensación por overbooking o una promoción de último momento.

En la mochila deberías llevar:

Un cambio de ropa cómoda y calcetines extra
Un antifaz para dormir
Portátil, iPad o tablet llena de series de TV y películas
Kindle
Unos Bose QuietComfort 25
Un termo

Una vez sentado en el avión, maleta guardada en el compartimiento superior y en altura crucero, es momento de estar lo más cómodo posible. Sacas el extra de ropa que tienes en la mochila, entras al baño y te cambias. Algunas personas tienen mucho frío en los aviones, otros se mueren de calor. Yo, por ejemplo, soy del segundo grupo.