airport seats wait airplane arrival

Pasajeros felices con aeropuertos fluidos

Largas filas, ajetreo, tensión, son escenas comunes en los aeropuertos del mundo, dado el alto volumen de pasajeros que se registran día a día.

Ante esto, las administraciones aeroportuarias han buscado compensar la frustración y enojo de los viajeros con innovaciones tales como: atractivas áreas de consumo, cambios cosméticos, uso de medios digitales y mercadotecnia que, desafortunadamente, poco o nada han ayudado a mejorar la experiencia del pasajero.

Un recorrido eficaz, descongestionado y sin confusiones desde la llegada al aeropuerto hasta la puerta de embarque significa más tiempo de permanencia dentro de la terminal, más tiempo para que los pasajeros disfruten todo lo que el aeropuerto tiene para ofrecerles y pasen más tiempo comprando en los locales comerciales.

Un flujo de pasajeros equilibrado, aunado a una mejor y más productiva utilización del espacio, dará como resultado una inversión reducida en gastos de capital.

Para lograrlo, se debe trabajar en las siguientes áreas:

1. Distribución física. Aprovechar al máximo la infraestructura existente, luego de un estudio minucioso del recorrido de los pasajeros y su interacción con cada elemento de la terminal.

2. Orientación/Señalización. Con guías más claras, lógicas y útiles puede disminuir la confusión e incertidumbre; la utilización de kioscos digitales e interactivos puede ser la alternativa.

3. Tecnología.  Consiste en el análisis de macrodatos obtenidos mediante sensores de captura y medición, tanto del flujo de pasajeros como de los tiempos de espera en filas. Proveera la información para realizar los ajustes necesarios en cualquier fase de la estrategia.

4. Participación de los actores. Aerolíneas, agencias aduanales y de seguridad y proveedores independientes deben trabajar en conjunto con la administración aeroportuaria de una forma más colaborativa y coordinada.

5. Organización y responsabilidad de los empleados. Con base en los modelos informáticos, diseñar una nueva filosofía para la administración de la estructura organizacional, la comunicación e incluso los contratos de los arrendatarios del aeropuerto.

De tener éxito, se estima que con 10 minutos de mejora en el tiempo de permanencia se genere un aumento de los ingresos en vestíbulo de hasta un 12% para un hub de gran tamaño.