Cómo se vivió el protocolo de seguridad en el AICM en el sismo del 19-s

El 19 de septiembre pasado fue un día de prueba a la tranquilidad y solidaridad. Y es que, en momentos de emergencia y tensión como los fuertes sismos de las últimas fechas, hay quienes no solo deben ver por su seguridad sino por las de miles de personas que están bajo su responsabilidad. Así pasó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que en promedio moviliza más de cien mil usuarios diarios.

Esta es una de las imágenes del sismo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

Ante esta situación, los sistemas de Gestión de la Seguridad, derivados del Programa Nacional de Seguridad, estandarizados en el Programa Local de Seguridad del AICM y ligados al Sistema de Gestión de Riesgos, fueron activados.

Dichos sistemas los establece la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y tienen como marco regulatorio la Ley de Aeropuertos, la Ley de Aviación Civil y sus Reglamentos, el Programa Nacional de Seguridad Aeroportuaria y las Circulares Obligatorias.

El plan de emergencia está avalado por todos los organismos involucrados, desde la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) hasta la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). En su aplicación participan los tres tipos de autoridades del aeropuerto:

  1. De tránsito: policías, aduana, migración, sanidad
  2. Administrativas: director general del AICM
  3. Aeronáuticas: el comandante general, máxima autoridad del aeropuerto

Entre los organismos locales que participan de la activación del plan se cuenta a: Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), las aerolíneas, personal del AICM, seguridad pública, Policía Federal, Ejército, Secretaría de Marina y hasta el CISEN (en caso de ser necesario).

Protocolo de seguridad

Una de las primeras medidas es activar el protocolo de desvíos de vuelos para revisar la infraestructura, es decir: las pistas, las calles de rodaje y los edificios terminales para descartar cualquier daño que ponga en riesgo la operación, también se revisan las radio ayudas, iluminación, subestaciones eléctricas, puntos de combustible.

Por tanto, si hay aviones a punto de aterrizar, se van a un patrón de espera y, dependiendo de la magnitud del sismo, se redirigen a aeropuertos alternos en tanto se regulariza la operación en el aeropuerto-destino.

Las terminales alternas del AICM son las de Querétaro, Puebla, Toluca, Veracruz, Acapulco y Cancún.

Respecto a los vuelos a punto de despegar, sus aviones se retienen en tierra. En tanto, en el área de operaciones, y junto con la autoridad aeronáutica, se verifica la seguridad de la instalación para poder reactivar los vuelos.

También te puede interesar:  Aeroméxico contrata #SinDiscriminar